Centro Nyingma Tersar Barcelona. DUDJOM TERSAR

Dudjom Tersar


Ofrendas el día de la cremación de Su Santidad Shenphen Dawa Norbu Rimpoché en Orgyen Chö Dzong, Grenville, New York, en mayo de 2018

 

AÑO 2019

Otra vez un nuevo año y seguimos adelante con la tarea iniciada. Han pasado ya nueve años desde la creación del centro Dudjom Tersar de Barcelona en noviembre de 2009 y todo lo que decíamos en este portal hace un año sigue intensamente vigente. Conservo pues las mismas palabras y reflexiones y reitero mi más profundo agradecimiento a todos los que han ayudado y están ayudando a su mantenimiento para que siga abierto y pueda beneficiar a todos los seres en general y a aquellos que tienen una conexión con el linaje Tersar en particular.

Uno de los fundamentos del budismo es la comprensión de que no estamos separados del universo. El error de considerarnos separados está en la base del sufrimiento del samsara, esa sensación de insatisfacción, soterrada y siempre presente en segundo plano, de que nada nos llena plenamente. Ese error de apreciación, esa incomprensión causada por el desconocimiento de nuestra condición originaria de total plenitud, es lo que nos hace creer que debemos mantener la separación para protegernos y proteger a los nuestros y a nuestros bienes, y de ahí surgen el individualismo, el egoísmo y la falta de generosidad, que nos separan aún más de la totalidad. Si caemos en el engaño de aceptar inconscientemente los valores de la sociedad competitiva en la que vivimos inmersos estaremos reforzando, sin darnos cuenta, el error que nos separa de la totalidad una e indivisa, y con ello nos alejaremos cada vez más del camino hacia la unidad, que es el único camino a la satisfacción y la plenitud.

Por otra parte la ley de interdependencia, otro axioma fundamental del budismo, nos permite comprender la secreta concatenación de factores imperceptibles que dan nacimiento a todos los fenómenos del universo en todas las escalas posibles. Si aplicamos esa ley y miramos en profundidad veremos muchas cosas que los demás no ven. Veremos la estrecha relación entre cosas aparentemente separadas, nos daremos cuenta de que mirando el papel vemos la nube flotando sobre él, como explica magistralmente el maestro Thich Nhat Hanh en su charla “Sin Nacimiento, Sin Muerte. El Papel”.

Veremos también que hacer ofrendas tiene un enorme poder liberador. Ofrendar es atacar frontalmente el férreo cerco de ignorancia que nos impide experimentar rigpa, la cualidad cognitiva de nuestra mente prístina primordial que todo lo ve y lo comprende con meridiana claridad. Ofrendar es el tipo de acción que va directamente al fondo del problema, de ahí su enorme potencial curativo, porque en la lucha interna que vivimos cuando por una parte y desde la conciencia superior queremos dar y por otra parte desde la tendencia habitual inconsciente no queremos dar, se produce un estado de shock que abre nuestra mente a la comprensión y hace posible que entendamos las palabras de Buddha Sakyamuni cuando, en su “Discurso sobre el Gran Fruto de Ofrendar” (AN 7:52 Danamahapphala Sutta), dice:

Hacemos ofrendas, no porque dar sea bueno,
ni porque así se haya hecho en el pasado,
ni porque sea justo dar a los que no son ricos,
ni para que la mente se vuelva serena y produzca satisfacción y alegria.
Hacemos ofrendas porque ofrendar es el adorno de la mente, el soporte de la mente.

Todo lo que se ha venido haciendo a lo largo de estos años en el centro Dudjom Tersar ha desembocado de manera natural en un programa de actividades enfocadas principalmente a la práctica, especialmente la práctica de los Tsoks. En este año 2019 seguimos trabajando en la misma dirección con la inestimable colaboración y ayuda de Lopön Anna Puigdellívol, profesora de yoga y gran meditadora, que está aportando su valioso conocimiento y experiencia todos los viernes no festivos en sendos cursos de yoga y de meditación. 

En la tabla de precios para las actividades en el centro Dudjom Tersar de Barcelona se encuentran los que rigen para este año 2019, que siguen siendo los mismos del año anterior.

¡Que todo sea auspicioso y se incremente!

Lopön Pepe Aponte